Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - Cabecera

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II

Hace un par de semanas comenzamos a escribir un artículo, que por lo extenso de su contenido, finalmente decidí dividir en dos partes. En esta segunda parte llamada Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II, vamos a seguir tratando todos esos temas que, en muchas ocasiones son errores inevitables cuando nos ponemos en comunicación con la imprenta, para, sencillamente, intentar llevar un trabajo a ser impreso, y obtener unas cuantas copias en papel, o cualquier otro que pudiera ser el soporte de impresión escogido por cada uno de nosotros.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 1En aquella primera parte del artículo tratamos aspectos tan interesantes como las áreas de sangre necesarias en el documento para poder terminar estando bien impreso (por supuesto también explicamos adecuadamente qué es la sangre de los documentos, incluso en vídeo), hablamos también de la resolución de los contenidos que queremos llevar a imprenta, para que nadie tenga problemas de calidad al obtener sus documentos impresos, hablamos adem´ de la necesidad de enviar siempre a la imprenta las marcas de corte del propio documento a imprimir, y por último, también tratamos todo aquello relacionado con el tema del modelo de color correcto, o adecuado, para el documento a ser impreso en cada caso, ya que no siempre debería ser CMYK. Pero en cualquier caso, todo esto ya es material publicado, y lo tenéis en ese otro artículo, y este ya pertenece a una segunda y última parte llamada Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II

Vamos por tanto, a empezar con el desarrollo de esta segunda parte, donde tocaremos estos otros cuatro puntos, que considero también muy importantes, y que debéis tener en cuenta siempre que queráis llevar un trabajo a la imprenta correctamente:

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II:
Espacio de color adecuado al sistema de salida

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 2Es un error muy habitual no saber cual será el sistema de impresión correcto que se utilizará para poder imprimir el documento que nosotros mismos hemos llevado a imprenta, y lo digo bien, ya que en muchas ocasiones, pensamos que nuestro trabajo será impreso en sistemas como la impresión offset convencional, y por al contrario, finalmente son impresos en otros sistemas como la impresión digital o el offset digital, que son diferentes en ambos casos. Como digo, esto es un error muy habitual por parte de los clientes que llevan trabajos a imprenta, ya sea por desconocimiento del propio cliente, o por la falta de información de la imprenta a la que se está llevando ese trabajo. En cualquiera de los casos, me parecía obligatorio mencionarlo como uno más de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II.

Si el caso comienza siendo este que acabo de mencionar, cuanto más habitual no será el hecho de no tener la más mínima idea de cual es el perfil de color (perfil ICC) que tenemos que incrustar en el archivo final de nuestro trabajo, para que la reproducción del color sea lo más adecuada posible.

Y es que la incrustación del perfil de color adecuado al trabajo que estamos intentando imprimir correctamente es siempre muy importante, ya que, en el peor de los casos, lo que podría terminar sucediendo, es que, al no coincidir los espacios de color reales del documento que enviamos a imprimir, y el que fisicamente tiene la propia imprenta, los colores impresos resultantes de nuestro trabajo no se parezcan ni por asomo a los originales, cuando menos a los del monitor en el que realizamos el propio trabajo (esa es otra gran guerra, ya lo sabéis).

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 8Lo he dicho muchas veces, y no me cansaré de decirlo, ni el perfil de color, ni el trabajo con perfiles de color y un motor de gestión de color adecuado, no garantizan que los resultados finales sean perfectos. Esto lo he dicho muchas veces, y unas cuantas de ellas en uno de los cursos de gestión de color que podéis ver completo aquí, en mi propia web. Toda la tecnología que tenemos a día de hoy en nuestros equipos está encaminada a reducir el margen de error, pero nunca jamás a eliminarlo por completo. Eso, a día de hoy, es una completa ilusión más propia de películas de ciencia ficción, que de la realidad que manejamos a diario en talleres de impresión. Esto también lo dejo muy claro en el curso de Gestión de color en Creative Cloud que os comentaba, pero no es el único, ya que también tenéis otro curso de Gestión de color específica en Adobe InDesign que no ha dejado indiferente a nadie y seguro que os sorprenderá en muchos aspectos.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II:
Documentos finales apropiados

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 3No será la última vez, aunque me encantaría que lo fuera (la verdad es esa), que alguien envía sus documentos a imprenta en el formato original de Adobe InDesign, en el de Adobe Illustrator, o sin ir más lejos, en el del propio Adobe Photoshop. Por sí solos estos casos ya componen otro de esos puntos importantes a tratar en todos esos tipo de errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II. Y por una cuestión de pura profesionalidad, voy a tratar de evitar hablar de todos esos otros casos, mucho peores, en los que los propios clientes llevan sus trabajos a imprenta en otros formatos como Word, PowerPoint, y hasta Acces, por mencionar solo algunas de las mayores aberraciones que se me están pasando por la cabeza ahora mismo (que son reales como la vida misma, y los hay), y muchos más, por no mencionar a otros como Corel Draw.

Es muy necesario que todos entendamos que los documentos finales para imprenta no se pueden (o más bien deben), llevar en el formato de archivo original donde se creó el trabajo en un primer momento, ya que este este es uno de los más grandes errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II.

¿Y por que digo esto?, pues por dos motivos que creo necesario que entendamos de una vez por todas:

  1. Cuando llevamos un trabajo a la imprenta en el formato de archivo de Adobe Indesign (por poner uno de los mejores casos), estamos obligando a dicha imprenta a que tenga la misma versión de InDesign, que en la que yo envío el propio documento a imprimir. Esto, de por sí, ya puede comenzar siendo un problema importante, ya que, si la imprenta tiene una versión inferior sencillamente no podrán abrir nuestro trabajo, y este es el menor de los problemas. Pero en el caso en el que seamos nosotros los que enviemos el trabajo para imprimir en una versión muy inferior a la del InDesign que tiene la imprenta, y en el que abrirán nuestro trabajo, no sería la primera (ni la última) vez en la que los contenidos se mueven de posición, cambian algunos de ellos en el peor de los casos, y de una manera u otra, finalmente el documento cada vez tiene menos que ver con el que nosotros (como clientes) diseñamos originalmente en nuestros equipos.
  2. El problema de las tipografías: a menudo hay mucha gente que me habla del empaquetado de archivos como solución al envío de información imprimible a la imprenta, y yo ya he hablado largo y tendido de ese mismo tema aquí en mi blog, pero debemos darnos cuenta que en muchas ocasiones se produce un hecho que es tan puntual como habitual, y es que si nosotros hemos utilizado una tipografía (a la hora de diseñar nuestro trabajo), que ya se encuentre instalada en el equipo que abrirá nuestro documento de InDesign (insisto, en el mejor de los casos), dicho software siempre utilizará como primera opción, la tipografía de la que ya dispone instalada en su sistema operativo, ignorando la que podríamos haber enviado en nuestro empaquetado.
    Y creedme, son muchísimas las ocasiones en las que la tipografía puede tener el mismo nombre, e incluso una apariencia muy similar, pero en la realidad podemos estar hablando de diferentes versiones de esa misma tipografía, siendo del mismo fabricante, o por qué no, de diferentes fabricantes. Con lo cual la tipografía tendrá un aspecto muy diferente, y nuestro Adobe InDesign no dará ningún error, ni aviso, al respecto. Genial ¿verdad?, pues esto sucede a diario.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 4En todos estos casos la solución pasa por utilizar el único formato de documento que nos da un cien por cien de seguridad en que los contenidos no serán movidos, ni cambiados, ni sustituidos en manera ni forma imaginable alguna, ya que precisamente el formato de documento PDF es un formato de documento final pensado para todo este tipo de casos. Por esto, entre otras cosas, es por lo que ha llegado a ser un estándar de creación de documentos electrónicos a nivel internacional, sobre todo para imprentas.

El formato de documento PDF tiene una característica fundamental para evitar estos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II, y es que es un formato de documento cien por cien autónomo, es decir, que él mismo contiene dentro de sí todo lo necesario para poder ser visualizado en cualquier pantalla (a través de Acrobat reader, o Acrobat Pro en cualquier caso), e impreso en cualquier dispositivo o sistema con el cien por cien de calidad o de contenidos. Esta es la garantía que este formato de archivo aporta, que los demás no. Por eso lo debemos utilizar siempre.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 5Y añadido a esto, también tenemos otra variación del formato PDF, que gira aún un poco más hacia el sector profesional, se trata del formato de archivo PDF/x, del cual ya hemos impartido un curso muy interesante y lleno de contenidos que tenéis disponible aquí, en esta misma web, y que está actualizado hasta el último detalle para que no os falte de nada. En ese mismo curso no sólo hablamos del propio formato de archivo PDF/x y de sus diferencias con respecto al PDF convencional, de donde viene y qué aspectos positivos nos puede reportar, sino que además, hacemos también un repaso en profundidad por todos los tipos de comprobaciones que tiene Adobe Acrobat Pro, para confirmar que el documento tiene exactamente la cantidad de datos que queremos, a la calidad que queremos y justo donde los queremos. Si además de esto os dijera que en ese mismo curso también os enseño a automatizar esas comprobaciones en Acrobat Pro, sería la bomba ¿verdad?. Pues lo hago. Un curso cien por cien recomendable y al que le sacaréis mucho más partido de lo que podéis imaginar.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II:
Trazado de las tipografías ¿Se puede saber que es eso?

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 6Otro de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II es pensar que las tipografías se pueden trazar sin ningún tipo de consecuencia para el documento, que no es ni más ni menos que decir, que para quien las traza. Las tipografías no han sido creadas para ser convertidas a vectores, y ser guardadas así en los documentos que queramos (y en este caso me da igual decir documentos de Adobe InDesign, que documentos PDF, que cualquier otro formato que me queráis poner como ejemplo).

El trazado de las tipografías no es ni más ni menos que convertirlas a los vectores que les dan su forma, y mediante los cuales han sido creadas. Eso es trazar una tipografía, y eso es precisamente lo que no deberíamos hacer nunca.

El problema de trazar una tipografía radica principalmente en su tecnología, en la forma en la que están creadas o pensadas, pero para no ponernos demasiado técnicos, sencillamente os diré que el gran problema de las tipografías cuando las convertimos a contornos (tal como lo llaman algunas aplicaciones como Illustrator o InDesign), o vectores, es que, aunque sea de una forma muy sutil (esto también dependerá de cada caso, o de cada tipografía en particular), la tipografía sufrirá defectos de forma, ya sea en su diseño, o en su espaciado con respecto a otros caracteres de alrededor suyo. Y no es poca cosa.

En la imagen de este punto os dejo una muestra de ello con una tipografía muy convencional: en amarillo se puede apreciar la apariencia de la tipografía trazada o convertida a vectores, y en rojo, la forma que tenía la tipografía original sin trazar. He querido superponer ambos casos para que se vea perfectamente el cambio que ha sufrido la tipografía al ser convertida a contornos. En este enlace lo podéis ver un poco más grande.

Para terminar este otro de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II voy con la conclusión, que es muy sencilla: Si ya hemos dejado claro que el formato de documento final para enviar el trabajo a imprenta ha de ser PDF… ¿para que querría nadie trazar o convertir a contornos las tipografía incluidas en él? Si además el PDF es capaz de guardar la propia tipografía original para utilizar siempre que sea necesario! ¿Qué se conseguiría con trazar las tipografías para después meter todos esos datos en el documento PDF final?, pues que dicho PDF final pesase más de lo necesario sin sentido alguno.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II:
Exportación de troqueles, barnices y demás…

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II - 7Para ir terminando también quiero mencionar como errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II, todos esos “complementos” por no decir la palabra correcta, que seria acabados, que pueden llevar cualquiera de los documentos cuyo fin es llegar a la imprenta, y posteriormente al papel. Me refiero a todos esos tipos de acabados que de vez en cuando nos gusta ver en determinados lugares impresos, como puedan ser los troqueles o las formas especiales en las que cortamos el papel, los barnices que a menudo le aplicamos a nuestros impresos para darles mejor presencia o acabado, y por qué no hablar de la impresión de tintas o colores especiales, como podrían ser los colores o tintas Pantone, de lo que también hemos hablado en este blog, al menos en un par de artículos.

Es importante saber como llevarnos todo ese tipo de contenido a nuestro PDF final para enviar a la imprenta, y para eso podéis comenzar por ver el curso de InDesign de 0 a 100, donde ya ponemos muchos datos sobre la mesa, de cómo hay que hacer bien las cosas. Y para quien se le quede corto ese curso, tranquilos, el próximo 29 de diciembre tendremos la continuación de ese mismo curso en su siguiente nivel más avanzado, será el curso de InDesign de 100 a 200, y en él será donde hablaremos de como dejar reflejado en el PDF final todo este tipo de acabado para imprimir. Pero como digo, para eso faltan aún un par de semanas. Estad atentos a esta web, o a mis eventos en mi perfil de Facebook, ya que ahí será donde publique la emisión de ese curso, y por supuesto, todos sus contenidos, temario y un pequeño etcétera de cosas que creo que ya conocéis, ¿me equivoco?. Pues lo dicho, buenos días diseñadores!!

3 comments on “Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II

Hola…. Si estoy trabajando con ps2 y corel x3 como puedo aplicar todo esto? Se que el ps2 es obsoleto… Pero hay manera de incrustar el perfil moderno a las tecnologías viejas? Trabajo en un diario donde no le dan portancia a todo lo que explicas…
Maravilloso apoyo… Gracias y saludos desde México!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×