Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - Cabecera

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 0Simplemente hablamos de algo que le ha pasado a todo el mundo alguna vez, algo que, incluso sabiendo lo que hacemos, nos ha pasado (a mi el primero, que conste). Hablamos de todos esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, hablamos de todos esos errores que cometes cuando estás en medio de un diseño, el cliente y la imprenta, y todo el mundo tira de ti, cada uno hacia su lado. Hablamos por tanto, de todas esas pequeñas cosas que no debes olvidar a la hora de llevar tu trabajo a cualquier imprenta, ya sea convencional (o analógica, es decir, donde imprimen en el sistema Offset convencional de toda la vida, basado en la repulsión del agua y la tinta, o cualquier otro sistema de impresión mecánico como la Tampografía, Flexografía, o sencillamente la Serigrafía convencional), o digital (donde imprimen además, con sistemas digitales para cualquiera de los sistemas de impresión analógica convencional mencionados anteriormente, con todas las ventajas que eso conlleva).

En cualquiera de los casos, lo que sí me gustaría dejar muy claro es que los errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I son muchos, muchos más de los que voy a escribir en este par de artículos, y que a cada uno de nosotros se nos pueden dar diferentes casos, pero que, de cualquier manera, esto es sólo un resumen de los que he encontrado como más importantes, o más necesarios a tener en cuenta, ya que cada caso habría que estudiarlo de forma diferente y puntual.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I:
Áreas de sangre necesarias en el documento

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 1Las áreas de sangre del documento son otro de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, ya que no son precisamente la primera cosa que te enseñan cuando recibes un curso de Adobe InDesign, ya sea de nivel básico o de nivel medio. En este caso hablamos de una de esas características que son imprescindibles para la imprenta, si es que quizá quieres que el trabajo llegue a terminarse en buenas condiciones, ya que en caso contrario, te puedo asegurar que la buena finalización del trabajo en imprenta, se hace realmente difícil.

El área de sangre del documento es la zona exterior al tamaño final del archivo con el que trabajamos, donde tenemos que seguir incluyendo área de imagen, y por tanto color, para que la imprenta tenga un margen de movimiento suficiente en el pliego impreso, como para que la guillotina que cortará el papel en sucesivos procesos de producción, no llegue nunca a cortar el papel por una zona que no esté impresa, y por tanto se puedan generar errores visuales, como los típicos filetes blancos que en muchas ocasiones se pueden ver a los lados del papel (o arriba y abajo también, por qué no). Dichos filetes blancos en los bordes del papel son considerados como un mal efecto, o un mal acabado en el documento impreso por las personas que visualizan el documento, y un error técnico imperdonable (por lo fácil que hubiera sido evitarlo en la mayoría de los casos) por el público más técnico, o incluso el público profesional.

Como ya habréis entendido este es uno de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, que no son nada más que una falta de zona imagen impresa en los bordes del documento, que siempre hay que intentar evitar, rellenando dicha zona con las imágenes que van impresas hasta el borde del documento, o en su defecto, con los colores que hubiéramos elegido para estar colocados en esas mismas zonas del supuesto documento con el que estuviéramos trabajando.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I:
Resolución de los contenidos

Si tenemos que hablar de los errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, desde luego hay que hablar de la resolución de las imágenes con las que estamos trabajando, y por supuesto, las que enviamos a cualquier centro de impresión, ya sea de tipo analógico, o como los más modernos y actuales, de tipo digital.

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 2Y es que, sencillamente, no podemos decir que todos los trabajos requieran de la misma resolución en sus imágenes, ni mucho menos los sistemas de impresión que utilizamos para ello, por no hablar de los soportes en los que estamos imprimiendo. Ya que en cada uno de estos casos mencionados (y otros tantos que faltarían por mencionar), la resolución de las imágenes podrá variar en función de una serie de factores clave, que abarcan desde la capacidad para reproducir calidad (y diferentes tamaños de puntos de trama), en base al propio sistema de reproducción escogido, hasta el tipo de soporte (por tanto su calidad), donde vamos a representar las imágenes de nuestro trabajo.

Para todos aquellos que veáis el vídeo que acompaña a este artículo, podréis comprobar que ahí también os dejo más información detallada sobre este aspecto de los errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, incluyendo algunos ejemplos, como es el caso concreto de los periódicos, o prensa diaria, y por el extremo contrario, las revistas de muy buena calidad, y ampliando el ejemplo: los catálogos de joyería, como casos de documentos de muy alta calidad, por ejemplo. Conclusión final: no siempre trabajar a 300 DPI es suficiente calidad, y por el contrario, habrá trabajos en los que quizá, solo con 200 DPI, tuviéramos más que suficiente para reproducir el documento con la suficiente calidad.

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 4Por otra parte, hay algo que se suele escapar de nuestra mente cuando se realizan ciertos tipos de trabajos para imprimir, y claro, volvemos a incurrir en los típicos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I. Y es que todo el mundo mira hacia las imágenes para cuidar su resolución, pero no todo el mundo se da cuenta de otros aspectos absolutamente básicos como la resolución de todos los elementos que pasan por el acoplador de transparencias (como el que tiene Adobe InDesign sin ir más lejos), y aún menos de todos esos elementos que tenemos en página, a los que les hemos puesto (de forma absolutamente intencionada) efectos de objetos como: sombras paralelas, bisel y relieve, desenfoques, y una amplia gama de otros tantos, que siempre están necesitando de resolución para reproducirse correctamente, ya que lo hacen en base a pixeles generados mediante algoritmos, pero a los que hay que darles una calidad final.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I:
Las marcas de corte siempre presentes

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 3En este caso hablamos de algo que no tiene la más mínima discusión. Podemos discutir sobre si el usuario que genera el documento sabe qué son, o no son, las marcas de recorte del propio documento que envía a la imprenta, pero nunca discutiremos sobre la importancia y la necesidad que tienen las imprentas de este tipo de elementos en los documentos que reciben, ya que sencillamente, sin ellas nunca sabrían cosas tan necesarias como: cual es el tamaño final del documento que están imprimiendo (y que también tienen que cortar), y mucho menos aún, por donde tienen que cortar dicho documento. Es decir, que si cometes uno de estos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, sencillamente le estarías pidiendo a la imprenta que trabajase a ciegas.

No quiero dejar pasar la oportunidad sin decir que existen diferentes tipos de marcas de corte posibles para incluir en nuestro documento para imprenta, y que casi siempre, lo más acertado es poner las más pequeñas, ya que al ocupar menos espacio, molestan menos al resto de tareas y espacios que hay que calcular sobre el pliego con todas las páginas impuestas que se imprimirá. Al fin y al cabo, no olvidemos que el tamaño del papel a imprimir por la máquina, es limitado y hay que aprovecharlo muy bien.

Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I:
Modo de color correcto del documento para cada caso

errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I - 5Es cierto que cada día estamos más acostumbrados a escuchar (o a que nos digan), que los trabajos cuyo destino final es la imprenta, deben siempre ir en modo CMYK, o convertidos a CMYK, que es lo mismo. Y resulta que hay mucha gente que aún no sabe que este es otro de esos errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, o muy comunes diría yo, ya que hay un par de casos en los cuales estaría totalmente justificado que el modelo de color utilizado en ese documento (cuyo final sigue siendo en todos los casos la imprenta), no fuese CMYK, sino todo lo contrario, RGB. Y aún con la sorpresa que muchos se pueden estar llevando por esta afirmación tan rotunda que acabo de hacer, voy a pasar a enumerar los dos motivos que lo hacen posible y a los que me he referido antes:

  1. Es posible llevar un documento a imprenta en modo RGB cuando sencillamente no sepamos cual es el perfil de color CMYK de la imprenta (bien sea por que no nos lo han querido dar, o por que sencillamente no pudieron dárnoslo). En este caso, por tanto es factible el envío de los documentos en modo RGB, para no reducir la calidad (y cantidad) de colores del documento más allá de donde no deberíamos.
  2. Y por último, es posible llevar un documento a imprenta en modo RGB cuando no estuviéramos enviando dicho documento a una imprenta convencional, sino a una digital, que supuestamente sacará nuestro documento impreso por medios digitales que ya no utilizan la tinta habitual, como los medios de impresión convencionales, sino que utiliza tóner, y por tanto puede llegar a tener una gama de tonos reproducibles bastante mayor que la tinta convencional.

Ok, pues por esta ocasión dejo por aquí este listado de errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I, para emplazaros a todos dentro de unos días cuando tenga terminado el texto completo sobre los errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta II. Ya os contaré más, ahora de momento, lo que sí podéis hacer, es ponerme algún comentario sobre todo esto que os acabo de contar diseñadores! 😉

4 comments on “Errores comunes cuando llevas un trabajo a imprenta I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×