21 años con Acrobat

Durante todos estos años en los que he dado clases, cursos y muchas charlas sobre Adobe Acrobat siempre he percibido una carencia clara sobre este tema entre mis alumnos, y es que muchos de ellos creen que Acrobat tan solo es un programa. Pongamos las cosas en orden entonces, Acrobat ya no sólo es un programa sino un conjunto de aplicaciones y servicios que engloban diferentes softwares y servicios online destinados a que el traspaso de documentos e información sea mucho más cómodo para todos nosotros, llegando a contemplar servicios capaces de crear, distribuir y recopilar las respuestas de un formulario (basado en PDF, por supuesto). Sin duda una de las soluciones más famosas a nivel mundial de Adobe (con permiso de Adobe Photoshop), que desde que comenzó su desarrollo en el año 1991 ha puesto a la compañía en la cabeza de una carrera que tuvo competidores hace tiempo, como el TIFF/IT (1989), pero que actualmente corre en solitario.

Entre estas aplicaciones y servicios que os menciono podemos encontrar:

  1. Adobe Reader (lector gratuito de archivos PDF)
  2. Adobe Acrobat Standard
  3. Adobe Acrobat Professional (versión completa)
  4. Adobe Acrobat Distiller (parte de Acrobat Pro)
  5. Impresora virtual Adobe PDF (parte de Acrobat Pro)
  6. Servicios online Acrobat.com

En lo referente al desaparecido Acrobat X Suite debo deciros que Adobe dejó de comercializarlo el 15 de octubre de 2012 ya que no se ajustaba a las políticas comerciales de la compañía. En lugar de ello, todos los usuarios que compraron esta suite ahora están direccionados hacia un producto nuevo denominado Adobe eLearning Suite. Para aquellos que necesiten más información sobre Acrobat X Suite podéis encontrarla aquí.

Siempre he pensado que el mayor acierto de crear algo como Acrobat, fue crear el formato de archivo PDF (Portable Document Format), un formato de archivo multiplataforma y flexible cuya principal misión era ser totalmente autónomo y contener todo aquello que le fuera necesario para poder representarse correctamente en cualquier monitor, o imprimirse sin errores sin tener que depender de ninguno de los recursos (tipografías, imágenes, etc…) de la máquina que lo procesa. Un objetivo que se consiguió rápidamente, dados sus orígenes en la tecnología PostScript, y que fue un completo acierto ya que en aquella época, uno de los grandes problemas existentes, era precisamente el traspaso de datos entre plataformas y la fidelidad en su reproducción ya fuera en pantallas o impresoras.

La siguiente barrera a superar sería internet y la necesidad imperante de transportar el mayor número de datos en el menor número de paquetes, haciendo así que la comunicación fuera lo más ágil posible para aquellos modems que manejábamos por la época (qué recuerdos!!). Hasta aquel momento el formato de archivo era propiedad exclusiva de Adobe, y fue justo ahí donde las cosas dieron otro giro en favor del desarrollo del formato de archivo, que ya prácticamente podíamos decir que era universal: el 29 de enero de 2007 Adobe liberó el formato de archivo permitiendo así que muchas personas y empresas pudieran desarrollar sus aplicaciones basándose en el formato de archivo PDF.

Este paso provocó que a día de hoy tengamos tantas aplicaciones que manejan el formato de archivo PDF así como servicios web de todas clases que se apoyan en él para poder aportar o descargar información. Cantidad de herramientas que de forma automática convierten información a formato PDF permitiendo así su transporte por la red con toda la calidad y seguridad que nosotros le queramos permitir.

Acrobat vs PDF

Es importante también saber que en lo referente a Acrobat y al trabajo que hacemos con él, no solo hay que tener en cuenta la versión de la aplicación que se maneja, sino también la versión de los archivos PDF que genera ya que en muchos casos éste podría suponer un problema de compatibilidad entre las personas con las que compartimos la información o los dispositivos que están destinados a procesarla. Es decir, que por el hecho de enviar un PDF a una persona o un dispositivo, no existe la completa seguridad de que todo vaya a salir bien, sino que habrá que tener en cuenta hasta qué versión de PDF entienden los lectores de esas personas o dispositivos.

Atendiendo a esta cuestión creo que es necesario que sepáis qué versiones de PDF están generando cada versión de Acrobat, incluyendo su nivel de encriptación:

  • Acrobat XI Pro - IconAcrobat 1.0 / PDF 1.0 / sin seguridad / 1993
  • Acrobat 2.0 / PDF 1.1 / RC4-40bit / 1994
  • Acrobat 3.0 / PDF 1.2 / RC4-40bit / 1996
  • Acrobat 4.0 / PDF 1.3 / RC4-40bit / 1999
  • Acrobat 5.0 / PDF 1.4 / RC4-128bit / 2001
  • Acrobat 6.0 / PDF 1.5 / RC4-128bit / 2003
  • Acrobat 7.0 / PDF 1.6 / AES-128bit / 2005
  • Acrobat 8.0 / PDF 1.7 / AES-128bit / 2006
  • Acrobat 9.0 / PDF 1.7 / AES-256bit / 2008
  • Acrobat X / PDF 1.7+ / AES-256bit / 2010
  • Acrobat XI / PDF 1.7+ / AES-256bit / 2012

Ya sólo queda saber qué traerá la llegada inminente de Acrobat XII ¿o acaso se llamará Acrobat CC? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×

adobe-certified-instructor

 

Certificado oficial de Adobe

La formación certificada por Adobe prioriza la enseñanza de la filosofía de las aplicaciones Adobe y está avalada por diplomas oficiales, expedidos por Adobe.

Todos los cursos son impartidos por un Instructor y Experto Certificado por Adobe.
×